Lugares de interés

Iglesia Parroquial de San Juan Bautista (s. XVI). Cuentan que fue erigida sobre el antiguo solar del castillo. De estilo gótico-renacentista, cuenta con una nave cubierta con bóveda de crucería estrellada. En el s. XVII fue remodelada derribando la cabecera para construir el crucero. La torre es cuadrada, con decoración mudéjar del s. XVI, rematada con un cuerpo octogonal del s. XVIII. La decoración interior está realizada en yeserías.

Ermita de Ntra. Sra. del Niño Perdido (s. XVIII). Levantada en honor a la patrona de la Villa a expensas de fray Manuel Vela y Sanjuán, hijo de la Villa y misionero en Filipinas. Fue inaugurada el 4 de Octubre de 1878.

Ermita del Calvario (s. XVII). Coronando el cerro del mismo nombre. Alberga en sus alrededores los restos de un asentamiento celtibero.

Ermita de San Miguel de los Santos (s. XII). Hasta hace algunos años vivía allí un ermitaño que cuidaba de ella. Este edificio con sus alrededores acoge la celebración del Tercer Domingo de Cuaresma (domingo de Los Pasteles).

Ermita de Santa Bárbara (s. XII). Hoy en ruinas.

Edificio Consistorial (s. XVI). El edificio que alberga el Ayuntamiento es una construcción de estilo aragonés tradicional con muros de ladrillo y tapial coronado con una galería de arquillos de ladrillo de doble rosca, cubierto con teja árabe sobre cañizos con yeso, apoyados en estructura de madera rolliza. La rehabilitación del edificio se concluyó en 1.986.

Casa Museo (la casa del curato). Antiguo Hospital de Beneficencia edificado a expensas del Sr. Doctoral de la Santa Iglesia de Zaragoza, D. José Martínez Sanjuán, también hijo de la Villa. Restaurado y adecuado como Museo en 2.006.

El Arco de la Villa, puerta de entrada al recinto amurallado que, en su día, albergaba la población. De hecho, la plaza que da entrada al antiguo casco urbano se denomina: Puerta de la Villa.

Molino de Viento del 1.600. Pasó a ser propiedad municipal en 2.003 y finalizó su restauración en 2.007. Su bonito entorno está acondicionado con servicio de agua, luz y zona verde como parque y lugar de acampada.

Cabezo de las Bodegas. Montículo plagado de excavaciones en el subsuelo que corresponden a bodegas particulares donde, desde tiempo inmemorial, se elabora el vino artesano y se utilizan, además, como merenderos. Las calles del Cabezo están dedicadas a las variedades de uvas de la D.O. Campo de Borja.

Peirones. Pilares situados en los cruces de caminos que servían de guía a los caminantes. Hoy en día se levantan: el Peirón de la Virgen del Niño Perdido, el de la Virgen de Rodanas, el de la Vera Cruz, el de Santa Bárbara y el de San Miguel.

De interés turístico natural destacamos los Arcos de Valdarcos, la Cañada de la Cueva, la Fuente del Cerezo y, en general, cualquier vista panorámica que se nos ofrece desde los montes que rodean el término municipal y sobre todo desde la Sierra de la Nava Alta, con su colonia del Buitre Leonado.

El Parque de las Medusas (dentro del casco urbano). Como motivo central del parque encontramos una roca procedente de una capa de areniscas cuarcíticas gruesas datada de la Edad Fameniense Inferior (365 millones de años) y contiene una colonia de medusoides fosilizados.

{gallery}g_lugares{/gallery}